Voy a seguir hablando de paz... aún en medio de una guerra. Seguiré gritando incluso cuando otros callen.

viernes, 19 de agosto de 2011

Malos recuerdos


Se arrastran,
a veces aparecen sin llamarlos, otras veces, se cuelan en tus sueños sin permiso ni pudor...
En forma de pesadillas que te estremecen en mitad de la noche para desconcierto propio y ajeno.


¿por qué será que lo vivido de niño nos acompaña siempre?

Hagamos pues, una infancia feliz para los pequeños...
Mejor arrastrar sonrisas que miedos.

Y tu, ¿Qué pesadilla recuerdas con angustia que, tal vez, hoy aún te acompaña?
Un beso,

26 comentarios:

Genín dijo...

Desde niño no se me olvida una pesadilla que por lo visto la tiene todo el mundo, no recuerdo que monstruo me perseguía, y cuando quería apretar a correr por mucho que lo intentara no me movía del sitio, siempre me despertaba aterrorizado, lo soñaba una y otra noche, se me pasó cuando mi familia se mudó de casa...
Besitos y salud

Sendieva dijo...

Hola mujercita preciosa.... siempre me pregunté algo... ¿porqué queda tan bien aprendido, tan imposible de olvidar, cosas que se aprenden en la infancia? por el contrario las cosas que se aprenden hoy se olvidan mañana ¿ahora no sabemos aprender? pues no se cual será la causa pero lo que si que puedo asegurar es que mis recuerdos de la infancia son infinitos, hasta a mi misma me asusta!!, puede ser porque continuamente hago por recordarlos, nunca dejé de hacerlo, de hablar de ellos, creo que si, mi Nata, que esa es una de las respuestas.

Quedaremos, si somos fuertes en ello, en recordar lo bonito y olvidar lo no tan bueno o quizás HOY si aprender de aquello, total dicen que con el tiempo las cosas se ven menos duras, aprender a sacar lo bueno, si es posible.

Mis pesadillas mejor no te las cuento!!! pero si te cuento un sueño... se hizo realidad y siempre está en mi recuerdo...

Miles de besos!!!

S0y la Que No Buscas dijo...

Mi pesadilla, que una ola gigante aparecia en plena ciudad y la gente corria, y los gritos y el temor..
y morir, morir ahogada!!


besos!

ANTIQVA dijo...

Bueno, yo es que sigo siendo un niño... Lo único, es que antes soñaba que volaba...

Un abrazo grande, Tachita

mariajesusparadela dijo...

Para mi , la infancia está llena de recuerdos maravillosos.
Porque los malos los borra una parte del cerebro que debe ser muy inteligente.

Natacha dijo...

Genin, tal vez esa casa no te venía bien, jaja. La verdad es que es un sueño común entre los peques y loa adultos.
Se trata de la imposibilidad de moverse. Dicen los estudiosos del tema que surgen cuando uno no puede tomar decisiones por si mismo.
Un besito, cielo y gracias por contarnos.
Natacha

Natacha dijo...

Sendieva, qué placer leerte y verte por esta pequeña casita...
En cuanto a lo que dices, es así. Los recuerdos, lo aprendido de niños permanece, más concretamente lo vivido los primeros 6 años de la vida determinan muchas de nuestras posturas adultas.
Los padres, a veces, no somos conscientes del daño o el beneficio que podemos hacer a nuestros peques con algunas decisiones y comentarios que les hacemos, pensando que lo olvidarán, que no les afectarán...
Yo también hace mucho que decidí (intentar) olvidar los malos sueños, pero los muy cansinos se cuelan cuando me despisto, jaja.
Comparto ese sueño cumplido, mi niña, ese abrazo que jamás olvidaré.
Te quiero, niña preciosa.
Natacha

Natacha dijo...

Soy la que no buscas... fijaté que curioso... Una de mis pesadillas, que además volvió hace pocas fechas, también siento que me ahogo. En mi caso alguien, por detrás, me tapa la boca y la naríz con su mano y no puedo respirar... pataleo e intento gritar y cuando ya me parece que todo termina,que me desvanezco, me despierto...
Seguramente en tu infacia tuviste algún sustillo en el agua, aunque no lo recuerdes.
Yo sí sé porque sueño con mi pesadilla, jaja.
Un besito, preciosa
Natacha

Natacha dijo...

Antiqva, volar no es ninguna pesadilla, ¡es maravilloso!
Yo, desde luego, me apunto a esa pesadilla.
Y otra cosa, amigo, nunca, nunca dejes de ser un niño. Es, entre otras cosas que me callo, uno de tus grandes atractivos.
Un beso doble, claro, corazón
Natacha

Natacha dijo...

mariajesus, claro, eso hacemos o intentamos hacer todos, pero como digo, aunque los borres, de cuando en cuando aparecen a hurtadillas en los sueños, jaja.
Me alegra tu infancia feliz, es algo que no tiene precio.
Un beso, linda
Natacha

Pilar dijo...

Hola, princesa de la luna!
De pequeña, tuve una pesadilla que se repitió varias veces. Estaba relacionada con la muerte de un tío mío que se fué demasiado joven.
Pero no te lo voy a contar, por que es demasiado feo... De todas formas, prefiero las pesadillas que se tienen dormida a las que se tienen despierta. Esas dan miedo de verdad.
Besitos, amiga guapa.

rin...rinnnnn... :)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupenda siempre.

Saludos y un abrazo.

Tawaki dijo...

Habría que inventar una pastilla que eliminara los malos recuerdos.

Mientras tanto, coincido contigo, lo mejor es prevenirlos y lenar esas cabecitas de experiencias bellas.

Un beso.

anuar bolaños dijo...

No se ha acabado el camino,
la muerte no ha arribado.
Quedan visos naranja en el cielo,
atardeceres junto al vino.
El río no se extingue,
aún hay estrellas por señalar,
manos prestas al trabajo.
Las flores saldrán a absorber el rocío.
No se han humedecido ya todos los tizones.


Anuar Iván.

Aldhanax Swan dijo...

Muchas tantas que llevo años de terapia, pero la que más me asusta aún es el miedo a la oscuridad, no sé por qué pero le tengo terror a la oscuridad semejante adulta.
Hermoso leerte nuevamente y mil disculpas por mis ausencias.
Un millón de besos.

Aldhanax Swan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natacha dijo...

Hola Pilar, preciosa... ¡Cuánto tiempo! espero que estés bien. Y sí, los sueños despierta son aún peores, jaja.
Un beso, mi niña....

Ringgg, cuando quieras. Aquí estoy.

Natacha dijo...

Sonrisa, gracias amigo, eres un encanto.
Besitos de colores
Natacha

Natacha dijo...

Tawaki, desde luego el laboratorio que la invente... se forra.
Sé que tú tienes tu cabecita llena de bellos recuerdos, de viajes y paisajes maravillosos.
Un beso, guapo.
Natacha

Natacha dijo...

Anuar, bienvenido a mi luna y gracias por tus palabras, sin duda, optimistas.
Un beso y vuelve cuando quieras, todo el mundo es bien recibido aquí.
Natacha

Natacha dijo...

Aldhanax, no te disculpes. Todos tenermos ausencias, yo la primera. Es un placer tenerte por aquí.
Iré a visitarte pronto.
Y... enciende la luz, que es hermosa.
Besitos, linda.
Natacha

Panchu dijo...

las pesadillas son horribles para quien las sueña,yo recuerdo,porque ademas solia repetirse éra que coria y me caia por un terraplen,la censación de caer al vacio eso no la puedo olvidar,saludos

Soñadora dijo...

Creo que las cosas tristes o duras que hemos vivido, permanecen siempre aunque bastante ocultas según nos esforcemos en que así estén. Pero las muy traviesas se las ingenian para hacer su aparición de vez en cuando. Yo supongo que a alguna de esas pesadillas le debo mi claustrofobia actual.
Besitos,

Maru dijo...

Mi peor pesadilla ha sido estar en la cama, no poder moverme y ver a alguien que viene a agredirme, y no puedo gritar, ni hacer nada.

besitos

Mary dijo...

Os invito a visitar en facebook la pagina de LA MACULA PURPURA, titulo de la novela de Salmorelli.

Un abrazo.

Conral dijo...

Querida Natacha, hace mucho tiempo que no te visito pero no creas que me olvido de ti.
Tienes razón que lo que se vive de niño se arrastra toda la vida. Yo arrastro mis miedos. Ojalá un día me pudiera liberar de ellos y que no tardara mucho, que ya me estoy haciendo mayor! jeje
También tienes razón que no podemos dejar nuestra felicidad en manos de otros, aunque esos otros vivan bajo nuestro techo. Ufff, es que todo es más difícil de lo que parece, con lo fácil que podía ser, pero no.

Amiga, espero que estés bien y que ya terminaras tus estudios y estés trabajando, ¿sí?

Te mando un fuerte abrazo y mi cariño.
Te deseo lo mejor.
Cuidate y sé feliz.
Conchi

"Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños."

Kalil Gibran
.